domingo, 20 de enero de 2008

"LA CARRETERA" DE CORMAC MAC MARTHY


Premio Pulitzer 2007. No era mala referencia para empezar. Posiblemente una de las novelas que más me ha emocionado en mi vida tenía esa referencia ("Las cenizas de Ángela" de Frank Mac Court).

Es la historia de un padre y un hijo. Sin nombre,...ni lo necesitan. Escondida tras una historia de supervivencia en un mundo calcinado por el holocausto nuclear hallaremos una de las historias de amor paterno-filial más intensas que jamás he leído. En un mundo sin color (hasta el mar tiene un color gris plomizo)invadido por la ceniza, sólo la relación entre el padre y el hijo llenan cada una de las páginas de la novela. No me malinterpreteis, no es una novela fácil, ni sensiblera. Muy al contrario, es de una dureza impresionante; en su fondo y en su forma: canibalismo y destrucción descritos con frases cortas, separadas por asperos puntos. Los diálogos son telegráficos. A los personajes no les queda de que hablar.

La historia gira en torno a una gran pregunta: ¿que hay más allá de toda esperanza?. A diferencia de la madre que afirma que "mi única esperanza es la nada eterna y la deseo con toda mi alma", padre e hijo luchan por algo que tal vez no exista pero que ellos están construyendo a cada momento.

Veo en distintos foros y blogs que se discute, con pasión, sobre si el libro tiene o no un final feliz. Es un discusión sin importancia. Lo importante está en la lucha por una vida mejor que la que se describe en todas y cada una de las páginas del libro.

Emotiva y angustiosa, cargada de profundas reflexiones sin necesidad de acudir a sentencias altisonantes pronunciadas por su personajes. Como diría uno de los grandes intelectuales españoles (Jesulín de Ubrique): "en dos palabras, IM-PRESIONANTE".

Al dedicar el libro a su hijo, no llego a entender si Cormac Mac Marthy ha querido enseñarle lo que un padre puede hacer por su hijo o si ha querido agradecerle lo que un hijo puede dar a un padre sin esperanza.

PD: después de esta racha de "novelas de mal rollo" voy a dedicarme a literatura ligera o a grandes clásicos pendientes.

1 comentario:

nuria dijo...

Esta es una de las dos novelas que me ha causado mas impacto este año.
La otra es L'home manuscrit, de Miquel Baixauli.

A mi tambien me gusta la novela contemporánea.

donstret, la palabra verificadora